Beneficios

Beneficios Económicos

La AEE reconoce la necesidad urgente de reducir la dependencia del petróleo y aumentar el uso de gas natural para estimular el desarrollo económico, atraer industrias, mejorar la calidad de vida y crear más puestos de trabajo en la Isla. El uso de gas natural en la Central Eléctrica Aguirre reducirá el costo del combustible en la planta, una medida que podría dar lugar a una electricidad más barata para toda la Isla.

La Central Eléctrica Aguirre fue seleccionada debido a que cuenta con la mayor capacidad de generación en la Isla y la de mayor costo de todas las facilidades de la AEE. Con la conversión de la planta a gas natural se obtendrán los mayores ahorros en la Isla.

Beneficio Ambiental

Un beneficio adicional de la conversión de la Central Eléctrica Aguirre a gas natural será la reducción significativa de emisiones a la atmósfera de esta gran instalación, así como una reducción del número de embarcaciones que transportan combustible por la Reserva Bahía de Jobos.

El gas natural quema más limpio que otras fuentes de combustible cuando se utiliza para generar electricidad:

  • menos dióxido de azufre (el precursor primario de la lluvia ácida);
  • menos de óxidos de nitrógeno (el precursor principal de la niebla) y
  • menos material particulado (lo cual puede afectar la salud y la visibilidad) comparado con el petróleo o el carbón.

Se estima que la reducción global de emisiones a la atmósfera por el Proyecto Aguirre equivale a la eliminación de gases de efecto invernadero de más de 335,000 vehículos de pasajeros.

Terminal Flotante vs. Terminal Terrestre

Los terminales flotantes de Excelerate Energy eliminan la necesidad de terminales terrestres costosos que incluyen un itinerario prolongado de permisos y construcción además de requerir  grandes extensiones de tierra para la instalación. Una instalación de Terminal Marítimo GNL  puede completarse dentro de los 10 a 18 meses de recibir la notificación para proceder. Esto es muy favorable al compararlo con los 36 a 60 meses típicos que tardaría la construcción de una instalación terrestre.